INICIO        MAPA DEL SITIO       NOVEDADES

Presentación
Inicio
Mapa del sitio
Novedades
El Instituto
Datos institucionales
Autoridades
Personal
Docentes
Centro de Estudiantes
Historia
Ubicación
Biblioteca
Biblioteca digital
Fotos
Fonoaudiología
Académicos
Académicos
Carreras
Cátedras
Espacio de la Práctica
Capacitaciones
Act. Profesorados
Investigación
Formar Docentes
Planes de Nación
C.A.I.E.
Plan Mejora Instit.
Extensión
Escritos de docentes
Docencia y tecnología
Inscripción alumnos
Elaboración
Espacio 127
Trabajos de alumnos
Bicentenario
Legales-informes
Informes
Documentación
Leyes
Curriculares
Resoluciones
Acuerdos internos
Ingreso de docentes
Seminarios
Papelería
Mesas de examen
Comunidad
Enlaces
Comunicarnos
Webmail

 

SALUTACIÓN A LOS DOCENTES

 

Un saludo a los maestros, a los verdaderos “maestros”, mas allá de los niveles en que se desempeñan. A todos aquellos que han elegido la profesión de educar porque viven en su interior la vocación para hacerlo.

A todos los que se desviven cada día por mejorar – en todos los sentidos – la vida de cada uno de sus alumnos.

A los que han optado por esta única profesión, más allá de las postergaciones, desvalorizaciones e ingratitudes.

A todos los que nunca les fallan a sus alumnos, porque están siempre frente a ellos y con ellos, aprovechando el tiempo compartido del enseñar y del aprender.

A todos los maestros que saben disimular sus problemas personales para hacerse cargo de los problemas de cada estudiante, problemas que aparecen en sus palabras o se insinúan en sus miradas o en sus conductas.

A los maestros que saben demandar, pedir, exigir, y al mismo tiempo se juegan entero en el cumplimiento de cada una de sus obligaciones.




A los verdaderos maestros que confían en su poder y en su tarea, pero son lo suficientemente humildes como para saber que no todo depende de ellos.

A los que suman a sus estudios y su perfeccionamiento, su mirada y su reflexión crítica con capacidad de ver un mundo y un futuro diferente.

A los que recién comienzan y disfrutan de sus primeros logros y lamentan sus fracasos iniciales.

A los que suspiran por su jubilación, pero que no quieren bajarse de su responsabilidad hasta el final.

A los que generan comunidades de trabajo armónicas y capaces de sumar esfuerzo por el bien de los alumnos.

A los que siguen peleando cada día, a los que honran a la educación y a la vida, a los que siembran a pesar de la cosecha esquiva.

A todos los que – a la vuelta de la vida – logran encontrarse con el fruto de su trabajo antiguo, en las palabras de alguno de sus exalumnos agradecidos.




A los que suman a su presencia en clase, sus horas de preparación de sus tareas, de escritura de sus textos, del armado de la fotocopias, de la corrección puntual de los trabajos de los alumnos.

A los maestros que siempre piensan bien de cada uno de sus estudiantes, que confían en sus posibilidades, que insisten una y otra vez con sus llamados y sus mensajes, a los que no los cansan los NO de sus alumnos y quieren que todos lleguen con dignidad a la meta deseada.

A los que como trabajadores saben luchar por sus derechos, pero que en cumplimiento de sus deberes se comportan como auténticos profesionales.

A los que mantienen su entusiasmo y su entrega aunque muchos otros puedan exhibir actitudes y comportamientos que desacreditan el trabajo docente.

A los que llegan extenuados al final de la jornada pero subjetivamente satisfecho por todo lo que han realizado.

A los que se despiertan cada mañana, con la natural cuota de cansancio, pero le ponen humor, alegría y entusiasmos a cada una de las tareas.




A los que entienden que la buena onda, las relaciones personales fuertes y respetuosas, el cuidad y el amor aseguran los mejores aprendizajes.

A todos los que la sociedad ignora, muchos padres desconocen o nunca saludan ni agradecen, a los que simplemente saben que están cumpliendo con su deber.

A los que interpretan la tarea del docente como el hacer sencillamente y cotidianamente lo que hay quehacer.

¡A todos ellos vaya el saludo agradecido – de colega – en el día del Maestro! Por que son ellos los que honran y le dan sentido a la educación.

JORGE EDUARDO NORO
Director